martes, 22 de julio de 2014

La historia que estoy harta de contar: "El robo de mi bici"

Era una cálida tarde de primavera, día 2 de junio de 2014. Me disponía a ir a la biblioteca a estudiar, porque al día siguiente, tenía la PAU. Como no, yo iba a la biblioteca en bici con mi gran amiga María. El caso, es que si hacéis un poco de memoria, fue el día que había abdicado el Rey, entonces había una concentración en el ayuntamiento ese mismo día pidiendo referéndum, pero ese no es el caso, yo he venido a hablar de mi lib... de mi bici.

A las 8 de la tarde, salí de la biblioteca para quedar con Aitor (un rojo) e ir a la famosa concentración. Vivo a a diez-quince minutos del ayuntamiento, entonces volvimos caminando a casa, y, tonta de mí, se me olvidó coger la bici para volver. Me acordé de que estaba allí aparcada a las 23:30, cuando estaba entrando en el portal de mi casa. Estaba cansada, llevaba todo el día estudiando Filosofía (pa' sacar luego un 6 de mierda bueno en fin nada OYE), entonces, pensé en ir a por la bici al día siguiente por la tarde, cuando terminara la PAU.

Ya nos remontamos al día 3 de junio, por la tarde, cuando me iba a tomar algo y pasar por delante de la biblioteca, donde había dejado la bici bien candadita. ¿Cuál fue mi sorpresa? Que efectivamente, ya no estaba. Tan sólo estaba mi candado cortado, pero mira qué majos oye, que me lo dejaron ahí de recuerdo. Llamé a la policía y fui allí a denunciar con mi madre, en cuanto había visto que mi bici ya no era mía. El policía me aconsejó que me hiciera un tour cash converters-toma y dame-rastro para ver si la encontraba. Volvimos a casa, con un disgusto encima y unas medias rotas, y me puse a contarlo a todos mis amigos. Esa noche tardé como dos horas en dormirme, pensando en la ausencia de mi hermosa bici.

Al día siguiente, también tenía PAU, en este caso dos exámenes. Cuando salí de ellos, me llamó la policía, diciéndome que habían encontrado mi bicicleta. Yo ya estaba feliz y llena de alegría. Bueno, pues resultó que era una bici de la misma marca -la marca es Qüer, o sea, ni en casa la conocen- y además del mismo color, azul. Vale. Pues era una bici de paseo, y la mía es de montaña. Mi gozo en un pozo.

Pasaron los días y yo seguía sin bici. Me había planteado ahorrar para comprar una nueva. Yo echaba de menos mi bici, ¿vale?, iba n bici hasta al cuarto de baño. Fueron los días menos felices de mi vida.

Un buen día, a las tres semanas del robo de mi bici, me fui al prao de mi buena amiga Laura, y nada más llegar allí, me habían llamado diciéndome que oye, había aparecido mi bici. Yo no me quería hacer ilusiones dado el incidente de la otra vez, lo de que resultó ser otra bici. Pero esta vez tenía más esperanza. El inspector me dijo que me iba a mandar una foto al correo electrónico, porque yo no estaba en Gijón en ese momento y no podía ir a reconocer mi bici al depósito municipal, y como podéis comprender, yo estaba rebosante de emoción y quería "salir de dudas". Él, muy majo, me mandó el correo, muy formal y con mucha cortesía, al tratarse de la policía nacional. ¿Cuál fue mi respuesta?

Aaaaayyy, sí, es mi bici, es mi bici!!!! Muchísimas gracias!!!! Me pasaré cuanto antes a recogerla o a donde me digáis, yo solo quiero mi bici! Muchísimas gracias, de verdad, estoy muy agradecida!

Pensaréis que soy tonta. Pues no os falta razón. Tampoco os sobra.

Hasta aquí todo fantástico, o eso es lo que parece. Me citaron para estar en comisaría a las 11:00 de la mañana del día siguiente, porque ellos mismos iban a acercarme hasta el depósito municipal (lo siento, pero no me llevaron en coche patrulla. Mi decepción fue enorme). Sé que es gente muy ocupada, pero me tuvieron esperando hasta las 12:30 allí, pa ir hasta Tremañes al depósito. Cuando me llevaron, dimos mil vueltas para ver dónde estaba mi bici. Yo estaba poniéndome hasta nerviosa, pensando que no estaba en el depósito siquiera.

De repente, apareció. Allí estaba mi bici, con el timbre arrancado de cuajo y con una rueda con un puñalazo que llegaba hasta el otro lado. Los policías me dijeron que notificara eso en comisaría, y los daños se me cubrirían. Pasaron de mí luego xd. Me llevaron de vuelta a comisaría para hacer una declaración, jurando y perjurando que aquella era mi bicicleta, para, supongo, retirar la denuncia, y así de paso poder recoger mi bicicleta gratuitamente, porque, para los que no lo sabéis, cobran por tener vehículos allí. En el caso de las bicicletas, era alrededor de 3€ al día, que de lo malo solo tendríamos que pagar esos 3€, porque fuimos al día siguiente de que nos notificasen que la bici estaba allí. Esa tarde, fui con mi madre al depósito municipal de la grúa. Entregué mi denuncia y mi declaración, para que me dieran mi bici y santas pascuas. Os estoy hablando de las cinco de la tarde. El chico que estaba de recepcionista me dijo que no era suficiente, que con esa declaración debía abonar el importe, que para que no me cobrasen necesitaba un papelucho de policía local, la cual se encontraba a la otra punta de Gijón, en el Llano.

Mi madre y yo fuimos bastante mosqueadas hasta la policía local, pero es justo aquí cuando llega la peor parte. Llegamos a policía local y contamos lo que había pasado, pensando que iban a darnos el papel sin más. Pues no. El policía nos dijo que yo, había denunciado el día 3 a las nueve de la noche. Todo correcto. Pero que la bici, fue encontrada ese día 3 a las cinco de la madrugada por un sereno tirada por el suelo. En pocas palabras, la habían robado para hacer el mongol con ella aquella noche. Lo que yo no entendía era cómo habían tardado tres semanas en decirme que mi bici estaba en el depósito municipal, y me hubieran dicho como si la acabaran de encontrar. Claro que, la deuda aquí ascendería a 3 por alrededor de 21 días, 63€ a pagar en el depósito. Como es obvio, mi madre y yo queríamos el papel para sacarlo gratis, pero el policía no nos lo quería dar porque yo había denunciado después de que la bicicleta ya estuviera en el depósito. Ya sé que es un poco lioso y sin sentido, pero cuando yo fui a denunciar el robo, justo al enterarme, mi bici ya estaba en el depósito municipal de grúas como abandonada, entonces mi denuncia de robo "no valía" porque decían que podría ser que la policía me la hubiera retirado sin más porque yo la había dejado tirada en el suelo, y querían hacerme pagar. Una coña, vamos.

El policía fue a hablar con otros dos agentes, los cuales decidieron ir al depósito a mirar el estado de la bici, y según eso me la entregarían o no. O sea, que si estaba destrozada me daban el papel para recogerla gratis, si estaba en buenas condiciones, me hacían pagar el importe, porque supuestamente si estaba destrozada "me la habían robado", podría cogerla gratis, si estaba en buenas condiciones "yo la había abandonado", con lo cual me harían pagar. UN CRITERIO DE PUTA MIERDA. Ahí fue cuando mi madre y yo nos cabreamos, porque yo llevaba desde las 11:00 pendiente de todo lo de la bici, y eran las siete y media de la tarde. Nos tuvieron dos horas esperando para ver si nos daban el bloody papel. Cuando vieron la capacidad que tienen las mujeres de enervarse, y tras la visita al depósito a ver cómo estaba la bici, independientemente de su estado, me dieron el papel para recogerlo. Mi madre y yo fuimos hasta el depósito y nos la entregaron... A las 20:00.

Mi bici, a pesar de que es pequeñita, no entraba en el maletero de mi coche, el cual es bastante grande. Pues tuve que ir desde Tremañes hasta mi casa carretando con ella, que tenía las ruedas pinchadas. En cierto modo estaba ya harta de la bici, incluso.

La moraleja de esta historia es, que aparte de que les gusta mucho marear la perdiz, es que si os roban la bici o cualquier cosa, no perdáis la esperanza e id a denunciar cuanto antes posible, porque la mayoría de las veces aparecen. A mi amiga María le robaron la bici la semana pasada y se la encontraron a los dos días (eso sí, con una historia parecida a esta de mareos y líos con la policía).

domingo, 20 de abril de 2014

Si supiera que esta fuera la última vez que te vea salir por la puerta, te daría un abrazo, un beso y te llamaría de nuevo para darte más.

Si supiera que esta fuera la última vez que voy a oír tu voz, grabaría cada una de tus palabras para poder oírlas un y otra vez indefinidamente.

Si supiera que estos son los últimos minutos que te veo diría "te quiero" y no asumiría, tontamente, que ya lo sabes. Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte cuánto te quiero, que nunca te olvidaré.

Gabriel García Márquez

domingo, 2 de junio de 2013

4 de abril

Siento una dejadez, un quebranto, un abandono de la voluntad, una facilidad tan grande para las lágrimas, lloro tan fácilmente de ternura al ver una florecilla bonita o al contemplar el rayo misterioso, tenue y ligerísimo de una remota estrella, que casi tengo miedo. Dígame usted qué piensa de estas cosas; si hay algo de enfermizo en esta disposición de mi ánimo.

sábado, 20 de abril de 2013

Guitar legend

Jimi Hendrix, born Johnny Allen Hendrix in Seattle in 1942, was renamed James Allen Hendrix by his father, Al, four years later. At the age of 11 years he bought his first guitar and taught himself to play, listening to recordings by Elmore James, Muddy Waters, B. B. King, Eddie Cochran and Chuck Berry, among others.

After serving two years in the American Army, Hendrix started touring in 1962 as a backing musician for the Marvalettes and Curtis Mayfield & The Impressions. He later moved to Vancouver in Canada where he worcked with Bobbie Taylor & The Vancouvers and spent the next three years working with a succession of pop and soul acts including Sam Cooke, Jackie Wilson, Little Richard and Tommy Tucker.

In 1965 Hendrix moved to New York City where he teamed up with soul performer Curtis Knight, but it wasn't until 1966 Chas Chandler of The Animals saw Hendrix performing in club in New York's Greenwich Village and persuaded him to move London.

Hendrix, who by now had changed the spelling of his first name from Jimmy to Jimi, arrived in London in September 1966. He teamed up with drummer Mitch Mitchell and Noel Redding to form the Jimi Hendrix Experience, and the following month they played their first major gig, supporting French pop star Johnny Halliday at the Paris Olympia.

In December 1966 the Jimi Hendrix Experience released their first single Hey Joe and by February it had reached 6 in the UK charts. By now, Hendrix was actively cultivating his image as 'the wild man of rock' and became renowned for setting his guitar alight onstage. After one suck performance he had to receive hospital trearment after burning his hands.

In May 1967 the Hendrix Experience released Purple Haze which clambered to number 3 in Britain and followed it with the album Are You Experienced? which went to number 2 (only being kept from numer 1 by The Beatles' Sgt. Pepper). Two months later they were back in the Top 10 with The Wind Cries Mary. Hendrix was now one of the biggest rock names of the era, performing at the Monterey International Pop Festival in California, and also playing several gigs at the Filimore West in San Francisco. The Jimi Hendrix Experience, perhaps incongruously, even toured with The Monkees in the U.S.

More hits followed including the single Burning Of The Midnight Lamp, which was a Top 20 UK success, and the album Axis, Bold As Love, a number 3 hit in both the U.S. in Britain. Throughout 1968 the Jimi Hendrix Experience continued to take the rock world by storm. The double-album Electric Ladyland, released in October 1968, topped the American Charts and was a UK Top 10 success. In June 1969 however the Experience played their last gig together, at the Denver Pop Festival, and Messrs. Hendrix, Redding and Mitchell then went their respetive ways.

Two months later Hendrix appeared at the legendary Woodstock festival, subsequently featuring in both the film and on the live album. More electrifying performances followed, including the Isle of Wight Festival in August 1970, which subsequently proved to be his last British gig. On September 18 1970 Hendrix was found unconscious at his girlfriend's flat in Kensington, west London, and was pronounced dead on arrival at a nearby hospital. The pathologist's report said that he had died as a result of barbiture intoxication. Ten days later he was buried in his some state of Washington.

The music continued however and less than two months later Jimi Hendrix was at the number 1 in the UK charts with Voodoo Chile. Since then his recordings hace continued to be regularly reissued and, 22 years after his death, in January 1992, Hendrix was posthumously inducted into the Rock and Roll Hall of Fame at the New York's Waldorf Astoria Hotel. The following month his memory was honoured with the Lifetime Achievement Award at the annual Grammy Awards.

Chris White


miércoles, 2 de enero de 2013

Hillel left this plane. He was our dear friend and family, an immense influence in the direction of our lives. We had a blast together. I have beautiful images of him in my head all the time. He showed me what rock music was.


martes, 4 de septiembre de 2012

Hay ocasiones en las que vale más borrarse como un muerto, desaparecer de repente como tragado por la tierra, deshilarse en el aire como copo de humo. Ocasiones que no se consiguen, pero que de conseguirse, nos transformarían en ángeles, evitarían el que seguiríamos enfadados en el crimen y el pecado, nos librarían de este lastre de carne contaminada del que, se lo aseguro, no volveríamos a acordarnos para nada -tal horror le contamos- de no ser constantemente alguien se preocupa de aventar sus escorias para herirnos los olfatos del alma. ¡Nada hiede tanto ni tan mal que la lepra de lo malo pasado deja por la conciencia, como el dolor de no salir del mal pudriéndonos ese osario de esperanzas muertas, al poco de nacer, que -¡desde hace tanto tiempo ya!- nuestra vida es!
La idea de la muerte llega siempre con paso de lobo, con andares de culebra, como todas las peores imaginaciones. Nunca de repente llegan las ideas que nos trastornan; lo repentino ahoga unos momentos, pero nos deja, al marchar, largos años de vida por delante. Los pensamientos que nos enloquecen con la peor de las locuras, la de la tristeza, siempre llegan poco a poco sin sentir, como sin sentir invade la niebla los campos, o a tisis los pechos. Avanza fatal, incansable, pero lenta, despaciosa, regular como el pulso. Hoy no la notamos, a lo mejor mañana tampoco, ni pasado mañana, ni en un mes entero. Pero pasa ese mes y empezamos a sentir amarga comida, como el doloroso al recordar; ya estamos picados. Al correr de los días y las noches nos vamos volviendo huraños, solitarios; en nuestra cabeza se cuecen las ideas que han de ocasionar el que nos corten la cabeza donde se cocieron, quién sabe si para que no siga trabajando tan atrozmente. Pasamos a lo mejor semanas enteras sin variar; los que nos rodean se acostumbraron a nuestra adusez y ya ni siquiera extrañan nuestro extraño ser. Pero un día el mal crece, como los árboles, y engorda, y ya no saludamos a la gente, y vuelven a sentirnos como raros y como enamorados. Vamos enflaqueciendo, enflaqueciendo, y nuestra barba hirsuta es cada vez más lacia. Empezamos a sentir el odio que nos mata; y no aguantamos el mirar; nos duele la conciencia pero, ¡no importa!, ¡más vale que duela! Nos escuecen los ojos, que nos llenan de agua venenosa cuando nos miramos fuerte. El enemigo nota nuestro anhelo, pero está confiado; el instinto no miente. La desgracia es alegre, acogedora, y el más tierno sentir gozamos en hacerlo arrastrar sobre la plaza inmensa de vidrios que va siendo ya nuestra alma. Cuando huimos como las corzas, cuando el oído sobresalta nuestros sueños, estamos dominados por el mal; ya no hay solución, ya no hay arreglo posible. Empezamos a caer, vertiginosamente ya, para no volvernos a levantar en la vida. Quizás para levantarnos un poco a última hora, antes de caer de cabeza hasta el infierno... Mala cosa.

domingo, 8 de julio de 2012

"Red Hot Chili Peppers no van a pasar a la historia como un grupo que agitara frontalmente la conciencia de nadie, sino como un grupo que ha sabido expresarse con total libertad artística, que ha creído en sus posibilidades y que ha confiado en el futuro. No usan del pedigrí de los transgresores o de los activistas ideológicos. No atesoran el prestifio de los malditos. Han impedido que el esnobismo los entronice en un oscuro altar. Han dejado sin argumentos a los que intentan denostarlos como comentarios del tipo "sois unos vendidos". Por supuesto que son comerciales. ¿Y qué? También lo es Prince y, en general, nadie niega la calidad artística de su obra."